sábado, 20 de octubre de 2012

Me gusta dormir.

Soñé contigo cómo hacía un año no lo hacía, recuerdo aquella vez porque supuse que el tema del que hablaste causó interés en mí; justo fue de lo mismo; de los sueños, el tuyo mucho más loco que el mio, me dí cuenta de que estaba soñando por lo imposible.
De alguna manera llegamos a una playa, nos sentamos en la orilla mientras platicábamos de mi trabajo, platicamos sólo de mí, de tí no se nada... te miraba el rostro pero no lo recuerdo, no sé si te vi ó sólo miraba hacia él, te pregunté de tus playas, y sólo recuerdo "azul". Después de otra manera aún más extraña llegamos a un concierto corriendo, tanta gente me hizo perderte de vista, y así te perdí al fin. Fin...

No hay comentarios: