martes, 22 de enero de 2013

Todo.crece.con.amor.

Últimamente había pasado por varias mini depresiones, se juntaron todas las posibles y siguen en aumento, las laborales y  familiares son las que pesan más, hace dos años hubo una pérdida familiar muy fea y parece que se repetirá la historia, que se dé en las mismas fechas cómo que lo empeora. Se acabó mi contrato y ahora sí me enfrento a decidir  a que me dedicaré, lo que me gusta pero sin ganancias o ganancias pero sin lo que me gusta; esas cosas de la adultez son las que no me gustan, entre otras claro está. Siempre lo supe, estar en una oficina no es lo mío, y siempre tuve mucha suerte en mis empleos, mis trabajos han sido de campo, junto a la gente, con espacio para hacer otras cosas y sin horarios estrictos. A veces creo que debo buscar mi espacio en otra ciudad, una más grande quizá, una más diferente, no lo sé. Estas cosas de grandes son las que no me gustan; pensar.

1 comentario:

Gabriel Cruz dijo...

A darse tiempo para encontrar primero la armonía y luego a construir la aventura de tus próximos días Ada, vaya que es todo un desconcierto cuando se encuentra uno en semejante situación :(