miércoles, 10 de julio de 2013

A

 Me enamoré de tus palabras, no sabría cómo describirlo, de tus letras más bien. De tú insistencia. En mi mente imaginé el timbre de tu voz; un poco fuerte y muy gruesa llamándome; ordenándome más bien. También robé de tu realidad tus brazos,  me abrazaban me tocaban, me apretaban muy bien. Y así todo más  bien me encantas, o cómo le llaman a esas cosas de atracciones y complicaciones; me enamoras. Me prestas tu imagen a mi conveniencia, a mi conveniencia nocturna, de noche porque es más romántico, porque dicen que todo mezclado con oscuro es mejor. Y así bien mezcladitos y desconocidos eres mío, tan mío cómo no te imaginas.

No hay comentarios: