viernes, 20 de febrero de 2009

:::::::::NeXT::::::::::



Hace 10 minutos me acabo de enterar que mi vecina doña viki se acaba de morir hace una hora, tenemos 21 años viviendo aquí en Tepic, mismo tiempo que conoci a doña viki ocea que para muchos de la que la conocimos es parte de nuestra ruta diaria y del obligado “doña viki, buenos días” y del “que dios te cuide” de su parte, tal vez suene medio frio pero en el rostro y en las palabras de doña viki se podía observar con facilidad lo cansada de vivir que estaba,y eso le bastó, sin diabetes o alguna enfermedad degenariva o de alguna clase, con solo la partida de los ánimos de vivir que duraron años en irse. pero de pronto paso por una sensación diferente para mi, puesto que nunca había muerto una persona cercana , es raro sentir este alo de añoranza, el reflexionar ante lo efímera que es la vida me hace conflictearme ante mis actitudes, mis deceos, mis actos palabras, todo, me pone a pensar en que pedo con todos los aspectos de mi vida, tan corta es?, personalmente lo que me queda es no permitir que queden en pensamientos.

No hay comentarios: