domingo, 22 de diciembre de 2013

Odio bañarme diario, pero las buenas costumbres me acorralan; por la tarde después de renegar por hacerlo preferí irme a la cama antes que a comer, me dejé caer en esas almohadas, no extrañé para nada las cinco mías, me absorbieron y me mantuvieron cómo por dos horas. Yo insisto en que ésta cama, está hecha para  descansar por la tarde y no dormir por la noche, es mágica.

miércoles, 18 de diciembre de 2013

domingo, 3 de noviembre de 2013

Yo me llamo; Ada Esmeralda.

Para aquel entonces me importó más el estado físico que el civil, no diré que fue fácil, si no todo lo contrario, saberlo no era una sorpresa, digo, un treintañero casi cuarentón soltero con excelente trabajo, buena plática, atento y atractivo, es nada común acá en mi rancho. Al pasar las semanas supe que algo no andaba bien, cuando lo descubrí, todo empeoró, vino a mi mente aquella canción noventera de Ana Cirré, dice mi mejor amiga que yo soy el problema, digo porque ella lo llama así,él me llamaba amor, y yo; yo me llamo Ada Esmeralda.

sábado, 26 de octubre de 2013

viernes, 4 de octubre de 2013

Voy derecho y no me quito. Para cuando él me recordó yo ya estaba muy lejos, más de lo que yo hubiese querido estar. Me dejé llevar por el momento, me dejé llevar por los sonidos, me dejé llevar por su olor, me dejé llevar por su piel, me dejé llevar por el ardor, me dejé llevar por el dolor, me dejé llevar por el amor de otro, me deje venir sin avisar. Y tú no estabas aquí cuando te supliqué, y tu no estabas aquí cuando me perdiste, estabas lejos, nunca supe dónde. Ahora estás atrás... voy derecho y no me quito. Y si regresas...

lunes, 9 de septiembre de 2013

Que noche la de anoche.

Desde hacía días que no podía sacarlo de mi cabeza, me acompañaba a dónde fuera y con quipen fuera, de repente se atravesaba cuando saludaba con un beso a alguien o ya me hacia ruido en el oído cuando  trataba de hablar, el caso es que no me dejaba en paz.
Anoche fue el colmo, yo estaba tratando de derramar las lágrimas correspondientes para despedirme de mi relación actual, perdón; ex-relación. Entre sollozos traté de darle la importancia que tres años merecen, pero por más que me esforcé no pude durar más de una hora en llanto, al final sus errores, su actuar y el que deseo a otra mujer antes que a mí, me impidieron sufrir cómo lo dicta las normas sentimentales.
Bien, pues cuando me dispuse a dormir después de mi fallido sufrimiento, recostada en mis cinco almohadas ese recuerdo volvió, así sin avisar, de repente fuerte y claro, casi tangible; salíó de mi cabeza y  bajó por mi cuello,  primero pensé que un insecto,que un zancudo para ser mas precisa se había alojado en mi pecho, solté un manotazo al aire, luego de unos segundos sentí una especie de hormigueo en mi lado izquierdo del pecho, me dio más miedo imaginar la causa que voltear a ver que era, opté por ignorarlo, pero unos minutos adelante no pude hacerlo más, la sensación bajaba, bajaba sin cesar hacia mi ombligo y por en medio de mi cuerpo recorriéndose lenta y suavemente, me quedé inmóvil,  siguiendo su rumbo con la imaginación, para ese momento lo supe, era lo que me había estado siguiendo todo el día, ésta vez  no puse resistencia, respiré profundo y te reconocí,  tú voz hablándome las cosas que siempre quise escuchar, tus manos tocándome cómo siempre lo necesité, tu aliento y tu cabello rosando mi cuello y tu recuerdo envolviéndome y aliviándome de un dolor fermentado y de uno fresco, me hizo sentir bien, bien por un momento, luego llegó el conflicto, por qué disfrutaba de tu recuerdo si nunca nunca una explicación, y ahora así cómo si nada pretendías salir de los recuerdos y alojarte en mi cuerpo  sin vergüenza, así cómo tú. Me levanté de la cama y fui a bañarme con el agua fria, así cómo yo, me hizo olvidar en lo que había pensado todo el día: en puros recuerdos ya olvidados; así cómo nosotros.

miércoles, 10 de julio de 2013

A

 Me enamoré de tus palabras, no sabría cómo describirlo, de tus letras más bien. De tú insistencia. En mi mente imaginé el timbre de tu voz; un poco fuerte y muy gruesa llamándome; ordenándome más bien. También robé de tu realidad tus brazos,  me abrazaban me tocaban, me apretaban muy bien. Y así todo más  bien me encantas, o cómo le llaman a esas cosas de atracciones y complicaciones; me enamoras. Me prestas tu imagen a mi conveniencia, a mi conveniencia nocturna, de noche porque es más romántico, porque dicen que todo mezclado con oscuro es mejor. Y así bien mezcladitos y desconocidos eres mío, tan mío cómo no te imaginas.

lunes, 8 de julio de 2013

"Hacíamos el amor compulsivamente. Lo hacíamos deliberadamente. Lo hacíamos espontáneamente. Pero sobre todo, hacíamos el amor diariamente. O en otras palabras, los lunes, los martes y los miércoles, hacíamos el amor invariablemente. Los jueves, los viernes y los sábados, hacíamos el amor igualmente. Por último, los domingos hacíamos el amor religiosamente.

O bien, hacíamos el amor por compatibilidad de caracteres, por favor, por supuesto, por teléfono, de primera intención y en última instancia, por no dejar y por sí acaso, como primera medida y como último recurso. Hicimos también el amor por ósmosis y por simbiosis: a eso le llamábamos hacer el amor científicamente. Pero también hicimos el amor yo a ella y ella a mí: es decir, recíprocamente. Y cuando ella se quedaba a la mitad de un orgasmo y yo, con el miembro convertido en un músculo fláccido no podía llenarla, entonces hacíamos el amor lastimosamente.

Lo cual no tiene nada que ver con las veces que yo me imaginaba que no iba a poder, y no podía, y ella pensaba que no iba a sentir, y no sentía, o bien estábamos tan cansados y tan preocupados que ninguno de los dos alcanzaba el orgasmo. Decíamos, entonces, que habíamos hecho el amor aproximadamente.

O bien, a Estefanía le daba por recordar las ardillas que el tío Esteban le trajo de Wisconsin y que daban vueltas como locas en sus jaulas olorosas a creolina, y yo por mi parte recordaba la sala de la casa de los abuelos, con sus sillas vienesas y sus macetas de rosasté esperando la eclosión de las cuatro de la tarde, y así era como hacíamos el amor nostálgicamente, viniéndonos mientras nos íbamos tras viejos recuerdos.

Muchas veces hicimos el amor contra natura, a favor de natura, ignorando a natura. O de noche con la luz encendida, mientras los zancudos ejecutaban una danza cenital alrededor del foco. O de día con los ojos cerrados. O con el cuerpo limpio y la conciencia sucia. O viceversa. Contentos, felices, dolientes, amargados. Con remordimientos y sin sentido. Con sueño y con frío. Y cuando estábamos conscientes de lo absurdo de la vida, y de que un día nos olvidaríamos el uno del otro, entonces hacíamos el amor inútilmente.
Por envidia de nuestros amigos y enemigos, hacíamos el amor ilimitadamente, magistralmente, legendariamente. Para honra de nuestros padres, hacíamos el amor moralmente. Para escándalo de la sociedad, hacíamos el amor ilegalmente. Para alegría de los psiquiatras, hacíamos el amor sintomáticamente. Y, sobre todo, hacíamos el amor físicamente. También lo hicimos de pie y cantando, de rodillas y rezando, acostados y soñando. Y, sobre todo, y por la simple razón de que yo la quería así y ella también, hacíamos el amor voluntariamente."
*
 Palinuro de México

lunes, 10 de junio de 2013

 Recuerdo que fue  novio, luego amante y luego eso; un recuerdo. Si te comparo salgo perdiendo, más que el tiempo la vergüenza. Me quedé con un corazón medio vacío de promesas y todo lleno de traiciones, quise sanarlo y ahora está peor, medio vacío por todo eso y medio harto de amor a medias, de amor opcional, de amor luego de lo más importante; cualquier cosa.  Y creo que voy prefiriendo  vivir de esos recuerdos que no debería ni recordar.

viernes, 24 de mayo de 2013

martes, 14 de mayo de 2013

"Se enamoró como se enamoran siempre las mujeres inteligentes: como una idiota".

sábado, 27 de abril de 2013

Hoy las cosas no me salieron ni parecidas a lo que esperaba... el estómago me da vueltas y mi respiración es muy apretada; hoy es de esos días en la vida en que quisieras que el tiempo parara y respirar, respirar tan profundo que cuando el tiempo regrese se marcha te alcance para muchos años...hoy es de esos días en que las lágrimas, no las quieres dentro pero se quedan contenidas en la garganta; de esos días en que es cansado hasta respirar, es agobiante todo... Es de eso en que sólo quiero escapar..  hoy es uno de estos días en que se trata solo de mí...

lunes, 1 de abril de 2013

domingo, 24 de marzo de 2013

Quince minutos caminando y llego a la feria: "La feria de Nayarit", cómo la llamaron... y Durante tres semanas  a causa de la corta distancia escuché todos, todititos los shows que se presentaron, desde Luis Miguel al comienzo, ¿Luis Miguel? sí a pesar de ser Nayarit, el estado más endeudado del país, Aquí lo tuvimos, y gratis heee que tal?; a porque deberán saber  que a Nayarit así cómo lo ven de jodido con miles de indígenas en pobreza extrema, con la ciudad sucia y descuidada, con un deficiente servicio de recolección de basura, nos traen y nos traen a la artisteada.


 Lo único medio bueno aunque ya habían venido el año pasado o ante pasado, fue Molotov, y lo dejo a medias porque parecía que les urgía irse tocaron una hora y pasadito y se fueron ignorando las suplicas de los tepicences: "otra" "otra"...




Por fin anoche fue la clausura y aunque a decir verdad estuve tarareando las canciones de Joan Sebastian juanto ami ventana. Despues de estos meses tan en conflicto con mi vida estas vacaciones me traerán cosas buenas, más de un año en planes y al fin me dieron un préstamos para comprar mi primer carro, o camioneta si me alcanza, obvio será usado y lo único que sé es que necesito que tenga 4x4 para poder entrar a casi donde sea, hace meses me iba  a subir a un camellón en el carro de una amiga, la verdad soy pésima manejando, apsi que si me ven por ahí, mejor tomen bien su derecha y no me provoquen, al menos no en la carretera. Aunque sea de raite pero ésta semana voy a la playa, Sayulita me espera cómo todos los años. El rayadito, el negro, el azul con bolitas, rojo, ya empaqué mis trajes.



Y siguiendo con los conciertos, en mayo viene Gonwana... suena bien... ¿No?

lunes, 4 de marzo de 2013

Oración

Líbranos, Señor,
de encontrarnos
años después,
con nuestros grandes amores.

Cristina Peri Rossi

jueves, 28 de febrero de 2013

No me dejes sola porque me miro.


Esa tarde, tirada en el sillón desnuda, llevaba más de dos horas buscando motivos para no necesitarlo tanto;  su cuerpo ya no podía esperar más,  el precio a pagar era su dignidad. Los poros de las piernas se erizaron con el constante repetir  de su nombre, para aquel momento su cuerpo ya no le pertenecía a ella, él se había llevado más que los recuerdos, ahora su mano, que no controlaba más, tomó el teléfono y marcó su número, está vez por más que quiso no colgó, su corazón palpitaba al ritmo de su vientre mientras la llamada entraba. Esperó diez segundos, le contesto una voz hueca "en éste momento no me encuentro, puedes dejar tu mensaje después del timbre", se levantó lentamente,  dejó el teléfono descolgado y fue a su cuarto, se sentó el el buró que estaba frente al espejo, quiso  separar sus pies pero no pudo, levantó la mirada hacía su reflejo... y lo vio; él estaba aferrado entre sus piernas, así,  había cumplido su promesa antes de partir, él jamás le permitiría volver a sentir porque entre ellas, bien agarrado, le había dejado  lo que ahora más odiaba, su recuerdo.

martes, 5 de febrero de 2013

"Hay días  en que lo recuerdo y me pregunto: ¿Qué estará haciendo?

Hay noches en las que lo extraño y pienso: ¿Qué me estoy haciendo?"

domingo, 27 de enero de 2013

Unos centímetros más.

El verde del semáforo me hizo dejar de pensar, aceleré y seguiste en mi mente... por qué no me acerqué más?..  o mejor así, tal vez en estos momentos vayas pensando lo mismo; unos centímetros más. O peor así, tal vez no se presente otra oportunidad,  el alcohol sería mi mejor excusa, y yo queriéndolo dejar... ja´.
No sé si tu caíste en mi juego o yo en el tuyo, aún no entiendo lo que pasó, años atrás me aprendí las sombras de tu rostro para un dibujo y ahora me pareces tan extraño, un extraño agradable, de esos que quieres conocer, me sabía de memoria los pliegues de tus manos, las tocaba mientras me tocaban, y ahora un saludo me erizó la piel, me erizó la imaginación; y tú ahí tan real, tan posible, y a unos centímetros nada más.

martes, 22 de enero de 2013

Todo.crece.con.amor.

Últimamente había pasado por varias mini depresiones, se juntaron todas las posibles y siguen en aumento, las laborales y  familiares son las que pesan más, hace dos años hubo una pérdida familiar muy fea y parece que se repetirá la historia, que se dé en las mismas fechas cómo que lo empeora. Se acabó mi contrato y ahora sí me enfrento a decidir  a que me dedicaré, lo que me gusta pero sin ganancias o ganancias pero sin lo que me gusta; esas cosas de la adultez son las que no me gustan, entre otras claro está. Siempre lo supe, estar en una oficina no es lo mío, y siempre tuve mucha suerte en mis empleos, mis trabajos han sido de campo, junto a la gente, con espacio para hacer otras cosas y sin horarios estrictos. A veces creo que debo buscar mi espacio en otra ciudad, una más grande quizá, una más diferente, no lo sé. Estas cosas de grandes son las que no me gustan; pensar.

viernes, 4 de enero de 2013

OJos que no ven, corazón que no siente.

Hace una hora que en mi mente escribí una carta de despedida; una que nunca olvidaría porque además de elocuentes mis palabras fueron sinceras, tanto cómo fui con nadie, y es que hasta hace dos años, ni él las merecía...  Le especifiqué lo que siempre temió, no es otro de mis berrinches, esos los conoce bien. A mi no. Lloré por más de una hora continuamente, el que me despida no quiere decir que no me duela; siempre creo que el dolor será permanente  tal vez por eso duele más; dije adiós para mi misma, aún no se lo digo, esperaré el momento adecuado, cuando me diga de nuevo la manera en que quiere llevar su vida, cuando vea la seguridad en sus palabras que no cambiará, cuando me convenza que nuestros momentos no son ahora, que caminamos a diferente ritmo; cuando yo le diga que su método tenía razón; ojos que no ven corazón que no siente... y tiene razón, porque después de un tiempo de no ver, el corazón no siente más...