sábado, 13 de octubre de 2012

Ooooo sí!

Cómo es que entraste en mis sueños de nuevo? el tiempo hizo lo suyo y de repente lo burlas cómo si nada. Es lo que mejor haces, burlarte. Soñamos diferente, las estrategias cambiaron, siempre el recuerdo me acompañó cómo una segunda piel, más bien tercera; la segunda fue el dolor, tu dolor y el mío, me hice cargo de los dos. Si tu te los hubieras quedado, mi libertad hubiera llegado casi de inmediato. Si te olvido corro el riesgo de equivocarme igual. Te mantengo.Tomo tus verdades y tus detalles cómo argumentos para dejarte atrás; no fue de a rápido, pero sí fue de seguro.

2 comentarios:

Novak dijo...

Yo digo que sí la haces de poetuitera. :)

Gabriel Cruz dijo...

Es una cualidad que pueden tener algunos hombres, pero entiendo que haz logrado superarlas y tener la habilidad para dejarlo atrás y que ello no te afecte :)