lunes, 10 de febrero de 2014



La desilusión es mala compañia, cada tropiezo mío es un recordatorio de tí, recuerdo pocas cosas, las que me atraparon y las que me regresan de nuevo a tí.  Tu mano no me soltaba, si yo iba tú ibas, si saltaba tu conmigo, si me quedaba me abrazabas, te quedabas allí. Me quedé hasta arriba en una cornisa,  mis brazos papaloteando para mantener el equilibrio, me sostuve por años de un hombro pero miro y no lo veo, fue su hombro para él  y para mí si algo quedaba. Ya no puedo recordar tus gestos, ni tu olor, ni tu mirada, casi se a borrado todo, casi te llevaste todo; sólo olvidaste llevarme a mí.

4 comentarios:

Novak dijo...

Muy inapropiado para un 14 de febrero tan cerca. :(

::aDa_MaDriNa:: dijo...

Yo soy la inapropiada :( para alegrarme mañana me iré de fiesta, vienes?

Alexander Strauffon dijo...

De esos sentimientos de tristeza arraigada a veces surge el renacer más fuerte.

¿Cómo te encuentras? ¿Qué hay de nuevo?

::aDa_MaDriNa:: dijo...

A veces exagero más de lo que debo, es la nostalgia de san Valentin, estoy muy bien, creo, tal vez más de lo que debería, por la misma fecha.
Abrazo :)