martes, 6 de febrero de 2018

Mira qué la piel erizada no es muy frecuente en mi, las yemas de tus dedos quiero que lo sean.
Sé para mi, mi cuerpo  te pertenece, te siente cerca y los kilómetros nos separan.
Aparta lo que deba ser, mis piernas tiemblan.
El sudor cae, lento porque las curvas lo entretienen.
Distráete, yo invito.

No hay comentarios: