domingo, 11 de abril de 2010

de noches santas, cuerpos salados, y sueños...

el sudor rodó más y más a cada cambio de ritmo del dj, mi cuerpo se contorneó al compás de los que estaban a un lado cómo poseídos por la música, el calor incesante, mis ojos cerrados, y mis movimientos bruscos me tiraron al suelo, la arena se adhirió al costado del que caí, una mano salió de entre los cuerpos y me levantó, seguí danzando; mis manos levantadas no pudieron tocar el cielo por más que lo intentaron, el exceso de humo comenzó a hacerme estornudar, las caras conocidas desaparecieron de mi alrededor, una desesperación extraña me hizo salir corriendo, aún a unos metros, la música siguió retumbando en mis oídos, y con cada tuuum tummm aumentó mi ligereza, caminé hasta la orilla del mar, mis pies mojados y salados no se cansaron, me sentí invencible, llegué al final de la playa, pasando por entre fogatas de extraños (verdaderos extraños) y palabras que mi traje de baño ocasionaron, me sentí perdida, mas por mi estado que por la geografía; el regreso fue más corto, unos cuantos pasos y me encontré de nuevo entre la multitud extasiada, mi mente continuó dando vueltas al ritmo de mi baile o lo más parecido, me topé con las caras que busqué unos minutos atrás, los seguí, no alcancé a llegar a mi sleeping, me senté a escuchar los requintos de una guitarra que se cruzó en mi camino, mis piernas temblaban pero mi conciencia regresó, me senté, unas manos femeninas me abrazaron por la espalda me recargué en su pecho y soñé cosas tan irreales que en el mismo sueño me di cuenta que estaba dormida. Con tres ¡hey! Y un “ya amaneció” nos levantamos de la arena donde nuestras piernas quedaron medio enterradas, agradecí por la comodidad, y fui directo a tratar de retomar mi sueño. 4 horas más tarde, esa noche, fue lo que realmente me pareció haber soñado…





5 comentarios:

Javier dijo...

wow... super bueno!

Jimenez6c dijo...

Tu si haces mágico cualquier momento, leer lo que relatas es como ponerse un antifaz romantico, lleno de experiencias y sensaciones como color de neon :D

saludos!

MoKa Mola dijo...

¡Increíble! Me encantó el relato... y la fiesta.

Es como una película surrealista con colores brillantes que pasa por mi mente mientras se escucha el relato en voz en off.


Un gran beso.

Markoo__ dijo...

stinki te prestó su encendedor azul en la plaza, que lo tiraste a loco, dice que lo mandes por estafeta y que ya no fumes. sayulita... yeaaa!!

Indigente sin vida dijo...

pero que salado, deseo ada madrina que ya no me sale mas el corazòn