viernes, 22 de mayo de 2009

FaVoR_dE_GuArDaR__sIlEnCiO__


con el riesgo de una colección de cuentos de Cortázar cayendo sobre mi cabeza, opte por adelantarme y lo baje del estante, leí el índice, encontré la autopista del sur en la pagina doscientos y tantos, y mientras todos creaban una sociedad con desconocidos, alrededor de mi pasaba algo diferente; reggae que estimulo mis pies a moverse mientras seguía leyendo, palabras entre dientes que no logre traducir acompañadas de acordes a los que no puse mucha atención, el sonido de la entrada de alguien al Messenger , y el escuchar y sentir como encontraba el aire del ventilador a mis pies en movimiento, irónicamente, con todos esos ruidos cerca de mi, experimente un nuevo placer (sin contar de la carencia de otros en mi día); el silencio. Sí, que horas más calladas y placenteras tuve ayer.

2 comentarios:

Johan Bush Walls dijo...

Maestra y ¿ya leyó los cuentos de Guillermo Arriaga?, se los recomiendo.

Salú pue.

Maureira79 dijo...

Ausecia de lo molesto no de lo cotidiano, en ocacione incluso la emisora que suena en nuestra cabeza enmudece... Esos momento son hermosos y encierran una peligro enviciante... el peligro de acostumbrarse a no escuchar al mundo con sus sonidos muchas veces invasores y agenos.... y de dejar de escucharte en tus ruidos molestos y el los buenos consejos q te das....